Seleccionar página

El agua ideal / Cap.1

7 Marzo, 2017

Al descubrir las enormes posibilidades de los hidrolatos y sus muchas e importantes propiedades (ver Hidrolatos, el subproducto de lujo) deduje que el agua utilizada en las destilaciones era de vital importancia.Si pretendía comercializar los hidrolatos como aguas hidratantes con propiedades terapéuticas, debía cuidar al máximo la procedencia y la calidad del agua.

Fué así como me propuse descubrir los mejores manantiales y fuentes del Empordà y sus alrededores. La mayoría están perfectamente localizados en mapas y guías pero muchos están en desuso, abandonados o cubiertos por la maleza. Sólo los habitantes de la zona conocen sus paraderos y no siempre están dispuestos a revelartelos.

Riachuelo cerca del Coll del Faig ( Requessens, La Albera)

Font del Mas Nou ( Bassegoda)

Esta búsqueda del agua ideal ( en mi mente peliculera, análoga a la del Santo Grial) me ha proporcionado una deliciosa excusa para ir con mis hijos a descubrir hermosos y alejados rincones, convirtiendo las excursiones en familia en auténticas expediciones llenas de aventura.

En la plana los purines han diezmado los recursos acuíferos, y poca gente se atreve ya a beber de una fuente. Ni siquiera en las poblaciones con agua corriente se puede poner la mano en el fuego y los ayuntamientos han de analizar sus aguas periódicamente para comprobar el nivel de nitratos. El problema es realmente grave, y se está agudizando en los últimos años. Existen plataformas como Salvem l’Empordà de Purins que están luchando para regular la implantación de nuevas granjas porcinas y crear sistemas de purificación de las reservas acuíferas. No es fácil. Para los payeses, se trata de una inversión segura, que les permite sacarle el máximo rendimiento a una superficie mínima. De nuevo, los intereses económicos y personales, se confrontan con el bien común y la conservación del medio.

Pero en las montañas la cosa es diferente. Albera, Serra de tramuntana, Bassegoda, Les Salines, Mare de Deu del Mont i muchas otras conservan sus aguas intactas y aunque en la mayoría de los casos sus fuentes ya no fluyen como antes, siguen proporcionando un agua rica en minerales y a salvo de los purines y otros factores contaminantes.

Más tarde descubrí que el agua, una vez destilada, queda vacía de todo lo que anteriormente arrastraba como minerales,metales o nitratos y que por lo tanto no hacía mucha diferencia si ésta provenía de un manantial salvaje o del grifo de mi casa.También aprendí muchas otras cosas sobre el agua, que ya contaré más adelante.

 

Pero, la mecha ya estaba encendida y las excursiones nos habían producido tanta satisfacción que seguí buscando manantiales como excusa para visitar nuevos y desconocidos rincones de nuestro paisaje. Como cuando descubrimos un libro con los árboles más majestuosos de la región. No es que necesite motivos para pasear y salir a caminar. Muchas veces disfruto de hacerlo sin objetivo ni destino alguno, pero este tipo de incentivos ayudan a hacer de la experiencia algo más lúdico y excitante.